Mauro Libi
Noticias

Mauro Libi alias el “rey de la avena” señalado por vínculos de corrupción

5
(1)
image_pdfimage_print

La presencia en internet de Mauro Libi Crestani es abrumadora: Tiene varias páginas web personales. En una de ellas, escribe: “La crisis nos ha pegado a todos, pero la superaremos con trabajo y dedicación”.

Este empresario venezolano consiguió mantener su oferta en los anaqueles en tiempos de desabastecimiento nacional.

“Cuando me preguntan cuál es el mensaje para los empresarios que se sienten desmotivados con la situación económica, siempre le sugiero a todo el mundo que debemos reforzar nuestro compromiso con el país”, expone en ese artículo, publicado en febrero de 2016.

Mauro Libi Crestani se ha proyectado como una suerte de coach cibernético, mediante posts sobre psicología y gestión empresarial. Es dueño de grandes compañías de alimentos, que exaltan su figura, y de otras más pequeñas de dudoso funcionamiento, que han empañado su trayectoria. Sus negocios trascienden las fronteras hasta Estados Unidos, España y Panamá.

Nació el 10 de mayo de 1968, y ninguno de sus múltiples portales digitales aporta mayores datos biográficos más allá de su currículo y pensamiento empresarial. Sobre sus orígenes, un perfil menciona a su padre, Eleuterio Libi Plevana, como fundador del Grupo Libi, un conglomerado de compañías venezolanas, de distintas áreas, heredadas por Mauro.

El padre falleció el 23 de octubre de 2012, según un obituario elaborado por Industria y Procesadora de Cereales C. A. (Improceca), productora de la famosa marca Avelina, para honrar a su fundador.

Cuando Mauro Libi alude a la crisis en su blog, se refiere a la época de las vacas flacas –caída de los precios del petróleo- que redujo la entrada de divisas, cuando no hacía mucho las autoridades del Banco Central de Venezuela y la Fiscalía General de la República habían informado de un gran desfalco al Estado venezolano: el robo de más de 20 mil millones de dólares por parte de empresas de maletín. Sin divisas –en un país importador-, lo que siguió: más inflación, escasez de alimentos, de medicinas, de materia prima para producir, diversos gremios empresariales clamando por dólares para comprar materiales esenciales y por el reajuste de los “precios justos” –regulados por el Gobierno, entonces superados por lo costoso de producir-. Entre los entusiastas, no abundantes en el sector privado, surgió Libi -poco reconocido ante la opinión pública a comparación de otros empresarios-, con compañías en el sector alimenticio, tecnológico y de bienes e inmuebles.

El Registro Nacional de Contratistas del Estado venezolano registró a seis empresas de diferentes objetos sociales, en cuyas estructuras directivas figura Libi -como propietario, representante o presidente-, que tenían una misma dirección: “Carretera nacional Guarenas Guatire, sector El Ingenio, parcela 11 y 12”.

Las compañías son Representaciones Orval, Inversiones Pro Image, Pasta Granoro, Inversiones 4528, Inversiones Valentina y, la más grande, Improceca.

Todas menos Inversiones Valentina fueron denunciadas ante la Comisión de Contraloría del Parlamento por el diputado Julio Montoya -abanderado por la Mesa de la Unidad Democrática, por el estado Apure- por presuntos ilícitos cambiarios, el 10 de agosto de 2016. Montoya las señaló como empresas de maletín, beneficiadas por Cadivi entre 2004 y 2012, con 615 millones de dólares a tasa preferencial.

Tres años antes, el Gobierno había eliminado a Cadivi tras los anuncios oficiales sobre un desfalco multimillonario.

Dos años antes, la entonces fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, había difundido una lista de 56 empresas «señaladas en investigaciones penales» luego de los primeros pasos oficiales tras la pista de los delitos cambiarios: la creación del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) en sustitución a Cadivi y un llamado a las empresas para la verificación del uso de las divisas.

Una de las empresas de Libi, Inversiones 4528, ocupó el puesto 24 de esa lista.

Lectura recomendada: Antony Blinken dialogó con Pedro Castillo y le pidió contar con Perú para abordar las crisis de Venezuela, Cuba y Nicaragua

Ese mismo mes, la organización Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza divulgó un ensayo en el portal web Aporrea.org, titulado ‘La verdad sobre las listas de empresas de maletín publicadas por el Ministerio Público y Cencoex’, que vinculó funciones de Libi en Banplus como administrador de los cupos en dólares asignados por el BCV, con las divisas preferenciales obtenidas por sus empresas.

«Es evidente que Mauro Libi Crestani, quien pareciera ser el hombre principal detrás del ‘Grupo Libi’ y quien además es o ha sido Director Principal del banco Banplus y ejerce también un cargo administrativo en una empresa financiera registrada en Madrid, España, debería ser incluido en las investigaciones que permitan seguir la pista a la correcta utilización de al menos 631.305.434 US$ preferenciales recibidos de parte de la República Bolivariana de Venezuela por las empresas de ese grupo empresarial.

Obviamente, sin que decir lo anterior implique criminalmente a ninguna de ellas, sino simplemente para efectos de verificación», indicó ese informe, expuesto en una rueda de prensa convocada por esa y otra, Marea Socialista, ambas de tendencia chavista.

La Asamblea Nacional aprobó la investigación en contra de Libi en agosto de 2016, con la participación de la organización Marea Socialista, también dedicada a poner lupa sobre las relaciones irregulares entre algunas compañías y la extinta Comisión de Administración de Divisas (Cadivi).

Los informes de gestión publicados en la página web del banco Banplus registraban que Mauro Libi apareció en la Junta Directiva, como miembro de la directiva principal, hasta 2013.

Datos aportados por el portal Import Genius registraron que las empresas: Representaciones Orval, Inversiones 4528, Frío y Servicio Macaracuay (Frimaca), Inversiones Pro Image, Importaciones Millecose y Pasta Granoro realizaron importaciones de productos desde Perú, Chile, Uruguay, Estados Unidos, Brasil, Países Bajos y Panamá.

En 2010, el Ministerio de Comercio publicó el Boletín de la Propiedad Industrial donde fue negada la solicitud hecha por Mauro Libi para registrar la marca comercial Sano por carecer de distintividad, Max Series por parecerse fonética o gráficamente a otra marca y Niños porque indica género, especie, naturaleza, origen, cualidad o forma de los productos.

Información presentada en la base de datos de la página web estadounidense Corporation Wiki indica que ha tenido más de 20 empresas (Tata-Sa Corp, Ornella Investment, Orele Investment, Doral 415 inc, Food Group International inc, OV Investment inc, Industrial Oats of America INC, Fov Investments Inc, Valor Investments Inc, Karma Property Management Inc, Brunetti Corporation, R.E. 10568, Inc, Ov Oats International, LLC, Pescara Investments Inc, Valentina Investments Inc, O.F.L Investment LLC, A & M Global Solution, Inc, OV LLC, Lomer Distributors INC, Padova Investments INC, V.M.L Investments LLC, Gabriele Investments INC, LCM Distributors INC, Orval Investment INC, Solar Commerce Group INC) situadas en Florida fundadas entre 1989 y 2006.

Te interesa:   Alex Saab testaferro de Nicolás Maduro extraditado a EEUU

Libi figura como consejero de AFC Investment Solutions SL, empresa situada en España, constituida en 2009. Su objeto social indica: “La adquisición tenencia y administración directa o indirecta de acciones participaciones sociales cuotas y cualquier otra forma de participación o interés en el capital social”, según los registros del portal empresias.es.

El empresario también es dueño de Inmoviliaria Orval de Panamá y Corporación GL International, ambas situadas en Panamá y creadas en 2006 y 2009, respectivamente.

Era la noche de un sábado de abril de 2017, cuando el Hotel Four Seasons de Miami se preparaba para una fiesta especialmente lujosa, una fiesta de 15 años tradicionalmente organizada por padres latinos.

Afuera, los visitantes veían llegar autos de lujo. En el interior, las chicas en ropa de noche se tambaleaban con tacones altos en el vestíbulo, mientras que sus parejas usaban corbata negra. Muchos charlaban entusiasmados en español con acento venezolano. Justin Quiles, una estrella de reggaeton, incluso se rumoreaba que estaba allí. Los invitados dijeron que los ánimos estaban altos cuando los adolescentes se dirigieron al Grand Ballroom en el sexto piso.

Sin embargo, la característica más notable de la fiesta fue el padre de las gemelas anfitrionas, el magnate venezolano Mauro Libi Crestani.

Este autodescrito «visionario» ha construido un imperio comercial notable en las últimas dos décadas. Además de los negocios de alimentos en Venezuela, Libi es propietario, accionista, director o representante legal de unas 30 empresas en tres continentes, según registros públicos revisados por el Financial Times, incluidas empresas de servicios financieros en Panamá y España, un apartamento de $ 7 millones en Manhattan y docenas de compañías registradas en Miami.

Lo que hace que el éxito de Libi sea extraordinario, y proporciona el contexto para las múltiples acusaciones de corrupción en las que ha sido investigado, es que construyó su fortuna en un país mejor conocido por la escasez de bienes básicos, negocios oscuros y confrontación políticas en lugar de la creación de riqueza.

Poco se sabe públicamente sobre cómo Mauro Libi Crestani hizo su fortuna. Nacido en Caracas en 1968, las fotografías públicas muestran a un hombre de aspecto apacible y cabello rizado.

Cuando era adolescente, estudió negocios en Milán y regresó en la década de 1990 para trabajar en los negocios de alimentos de su padre. Pero fue a principios de la década de 2000, después de que Hugo Chávez estaba en el poder, que Libi dejó su huella como importador y empresario de alimentos.

El auge de los precios del petróleo ayudó a Chávez a financiar su revolución, pero también proporcionó amplias oportunidades para el fraude. En 2013, el contralor general descubrió que Bariven, una subsidiaria de la compañía petrolera estatal, gastó $ 2.3 mil millones en importaciones de alimentos, bienes que solo valen una cuarta parte de los que llegaron a Venezuela.

En este contexto, los negocios de alimentos de Libi, más su antigua vinculación con el banco local Banplus, lo han convertido en blanco de acusaciones de corrupción.

La Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional abrió una investigación, basándose en un dossier compilado por Marea Socialista, un grupo chavista fragmentado.

La comisión alegó que Libi estafó el estado hasta $ 573 millones entre 2004 y 2012, utilizando seis empresas fantasmas para facturar divisas fuertes preferenciales para pagar las importaciones ficticias de alimentos ficticios. El supuesto esquema «tiene el modus operandi habitual de las estructuras criminales del país petrolero.

Sin embargo, Libi se defendió en la comisión el 5 de octubre de 2017. Refutó las acusaciones de que sus negocios venezolanos eran empresas fantasmas señalando a sus 1.400 empleados y continuando sus operaciones.

Una presentación de 47 páginas mostró una lista de clientes: «Todos los dólares preferenciales adquiridos por [mis] negocios cumplieron completamente con las leyes estatales», dijo. Señaló que era accionista de solo cuatro de las seis supuestas compañías de fachada; los otros dos eran propiedad de su medio hermano y habían sido eliminados bajo una investigación separada. Tampoco, subrayó Libi, «hizo compañía social con ningún funcionario o ex funcionario».

El 7 de diciembre de 2017, la comisión decidió que «ningún hecho, acto u omisión perjudicó el patrimonio público» y cerró su investigación.

«No diría que estábamos satisfechos, aunque Libi respondió todas las preguntas», dijo Carlos Berrizbeitia, miembro de la comisión.

Todo es ambiguo en el juego de las finanzas venezolanas. Como el Rodolfo Marco Torres, quien como jefe del Banco de Venezuela y en ese momento director del Banco Central también distribuía divisas, escribió en un tuit de octubre de 2014: “Reunión con Mauro Libi. . . ¡Eficiencia! ”Ese mismo mes, el Sr. Libi abrió un negocio de distribución de alimentos refrigerados, Frimaca, una empresa cofinanciada por el Banco de Venezuela.

«Es un gran problema», admitió Libi a los periodistas. “Si trabajas e inviertes, se te considera un enchufado [una fuente del gobierno]. Pero si cierras tu fábrica, eres alguien en contra del proceso [del gobierno]”.

La historia de Libi, como la cuenta, es la de un empresario ingenioso que trabaja contra viento y marea. «Cualquiera que carezca de coraje para correr riesgos no logrará nada», tuiteó el 9 de mayo de 2017.

De hecho, de las 18 compañías activas registradas en un almacén de Miami que nombran a Libi como su principal agente o director, siete poseen propiedades de Miami compradas entre 2008 y 2013 por un total de $ 9 millones, según muestran los registros públicos. Otra compañía de inversión, Orele Properties LLC, posee un apartamento de dos habitaciones en el centro de Manhattan de $ 7 millones, comprado en 2013.

 

Mauro Libi
Mauro Libi Alias «el rey de la avena»

 

Los venezolanos son constantemente los mayores compradores extranjeros de bienes raíces en el sur de la Florida, gastando $ 868 millones en 2016, según la Asociación de Agentes de Bienes Raíces de Miami.

Pero Libi también tiene intereses bancarios internacionales, lo cual es menos común. Además de ser director y accionista de Finanplus, un grupo financiero de Panamá constituido en 2014 que financia la compra de automóviles, es director de AFC Investment Solutions de España. En 2013, la compañía de inversión de Caracas del señor Libi, Inversiones Valentina 15402, suscribió un aumento de capital de 5 millones de euros. Libi aseguró que desde entonces vendió su participación del 18%.

Te interesa:   Hombre mató tres compañeros de trabajo y vivienda en Orlando

Libi insistió en que su éxito surgió de los negocios iniciados por su padre y que algunas acusaciones de corrupción son simplemente chantaje, pero las considera como un «costo de ser un hombre de negocios trabajando en circunstancias difíciles».

La Asamblea Nacional abrió una investigación sobre un presunto fraude de 207 millones de dólares en un programa alimentario subsidiado, llamado CLAP. Dijo que continuaba otras investigaciones de fraude, incluso sobre Libi, y que «divulgaría más información pronto». (Libi dijo que nunca participó en los CLAP y que la reapertura de la investigación de la asamblea carecía de sentido lógico y legal).

El esfuerzo de relaciones públicas del señor Libi se ha acelerado. “Invito a cualquiera que tenga alguna evidencia de crímenes o irregularidades que se me atribuyan. . . presentarlos a las autoridades correspondientes «, dijo el 4 de junio de 2017.

Libi sigue siendo optimista. Da fiestas en Miami. Su negocio de avena ha golpeado a la famosa marca de avena Quaker hecha localmente para ganar una cuota de mercado del 65%. Incluso afirma estar exportando avena a los Estados Unidos.

La corrupción en Venezuela es local, pero sus implicaciones son globales: afectan a bancos y empresas en todo el hemisferio occidental.

En diciembre de 2016, agentes estadounidenses arrestaron a los propietarios de una compañía de equipos con sede en Florida acusados de haber transferido más de $ 100 millones de empresas de construcción en gran parte a Venezuela a cuentas bancarias extranjeras pertenecientes a funcionarios venezolanos, a través de compañías fantasmas en Portugal y las Islas Vírgenes Británicas. Mientras tanto, los fiscales federales en Chile y la oficina de la entonces fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega , acusaron a los directores de dos exportadores locales de alimentos de defraudar al estado chileno y facilitar un esquema de sobrefacturación venezolana de $ 80 millones. «Las importaciones excesivamente caras de Chile permitieron a los perpetradores obtener más dólares [en Venezuela] y tasas de cambio de arbitraje», dijo Carlos Gajardo, fiscal de Chile. «Todos los precios eran ficticios».

Según el testimonio en la corte del contador de las compañías, citado en los argumentos de la fiscalía, las compañías chilenas fueron un frente para un esquema venezolano organizado y encabezado por Serafín García, un empresario de más de 70 años de edad, conocido como el «Rey de las Manzanas” de Venezuela.

García, que vive en Miami, también es el suegro de Libi. Los abogados del Sr. García, que no ha fue acusado de ningún delito ni llamado como testigo, rechazaron las acusaciones judiciales. García ha dicho que nunca fue accionista de las empresas y fue víctima de una campaña de Caracas para presionarlo para que abandonara un reclamo de arbitraje sobre la nacionalización de sus negocios de alimentos.

El empresario venezolano Mauro Libi Crestani logró recuperar la visa que el gobierno estadounidense le había cancelado. Juan Guaidó, quien fue reconocido como presidente interino de Venezuela por decenas de naciones, ha estado en el ojo de la tormenta, tras darse a conocer una carta con fecha 22 de agosto de 2017 en la que se notifica a los abogados Beatriz Di Totto Blanco y Domingo Salerno, representantes del empresario Mauro Libi, acerca del cierre de una investigación contra Libi, por instrucciones de Guaidó, actuando entonces como presidente de la Comisión Permanente de Contraloría del legislativo venezolano. El cierre del expediente permitió al magnate obtener nuevamente su visa.

La cancelación de la visa de Libi formó parte de acciones que los Estados Unidos han tomado en contra de personas vinculadas al gobierno de Nicolás Maduro. Gracias al cierre del caso en el parlamento venezolano, por órdenes de Juan Guaidó, y se cree también que con el visto bueno de Carlos Vecchio, embajador de Guaidó en Washington, Libi pudo tramitar y obtener nuevamente su visa estadounidense en Colombia.

El banco venezolano Banplus ha negado haber tenido vinculación con Libi, “ni antes ni ahora”, aun cuando publicaciones recientes lo vinculan a la directiva, por lo menos hasta el año 2013. Actualmente Libi Crestani pertenece a la directiva de la empresa Avelina.

Una empresa vinculada al venezolano Mauro Libi, dueño de un imperio de alimentos, compró un almacén en Miami International Park por $ 7,8 millones.

Según un reporte de The Real Deal, los registros muestran que Eleo Group, administrado por Libi, compró un almacén de 47,668 pies cuadrados en 7300 Northwest 35th Terrace al fabricante de persianas y cortinas con sede en Medley Vertilux.

Construida en 1983, la instalación de dos pisos tiene 1.8 acres, según los registros de propiedad.

Vertilux, dirigido por el presidente José Alexandre García Costas, compró la propiedad en noviembre de 1998 por $ 2.5 millones, según muestra una escritura.

Libi, que posee o tiene intereses en más de 30 empresas en todo el mundo, es director y CEO de Food Group International by A&M Global Solutions. Es parte de un conglomerado internacional de producción y distribución de avena, según LinkedIn. El Grupo Eleo de Libi comparte una dirección en Doral con A&M Global Solutions, según muestran los registros.

La marca insignia de Food Group es Avelina, que ofrece avena y otros productos a base de avena. Avelina obtiene sus productos crudos de Chile y los procesa en una instalación de Food Group en Miami, según su sitio web.

Seller Vertilux, fundada en 1983, es uno de los mayores fabricantes de cortinas para ventanas del mundo. Vende sus productos en Canadá, América Latina y el Caribe, así como en partes de Australia y Europa, según su sitio web.

El sector industrial del condado de Miami-Dade fue la única clase de activos que creció durante la pandemia. Según un informe del cuarto trimestre de JLL, el condado tuvo 1.3 millones de pies cuadrados de absorción neta positiva el año pasado y, por primera vez en cuatro años, la demanda superó la oferta.

El submercado Airport West, donde se encuentra el almacén, tuvo la segunda tasa de disponibilidad más baja para las instalaciones de almacenamiento y distribución con un 5,3 por ciento, después del submercado East Dade con un 4,2 por ciento. Airport West, así como Northwest Dade y Medley, no tenían vacantes para instalaciones de fabricación, según el informe de JLL.

Te interesa:   María Eugenia Baptista Zacarías tiene en su poder $92 millones producto de sobornos pagados en Venezuela

Los acuerdos de bienes raíces industriales también han sido abundantes.

Avra Jain, Joe Del Vecchio y David Martin de Terra habían planeado construir una instalación de entretenimiento deportivo en 4.7 acres en Liberty City de Miami, pero vendieron el terreno este mes por $ 7.5 millones después de recibir varias ofertas.

En enero, una filial de Blackstone Group y su compañía de servicios corporativos Revantage compró un sitio de desarrollo industrial de 18 acres en Doral por $ 21 millones . E Ivy Realty compró un almacén de Miami Lakes de 150,000 pies cuadrados en enero por $ 17.5 millones.

En diciembre, TA Realty, con sede en Boston, compró partes de su cartera industrial de Hialeah a Cofe Properties por 52 millones de dólares.

Construida en 1983, la instalación de dos pisos tiene 1.8 acres, según los registros de propiedad.

Vertilux, dirigido por el presidente José Alexandre García Costas, compró la propiedad en noviembre de 1998 por $ 2.5 millones, según muestra una escritura.

Libi, que posee o tiene intereses en más de 30 empresas en todo el mundo, es director y CEO de Food Group International by A&M Global Solutions. Es parte de un conglomerado internacional de producción y distribución de avena, según LinkedIn. El Grupo Eleo de Libi comparte una dirección en Doral con A&M Global Solutions, según muestran los registros.

La marca insignia de Food Group es Avelina, que ofrece avena y otros productos a base de avena. Avelina obtiene sus productos crudos de Chile y los procesa en una instalación de Food Group en Miami, según su sitio web.

Seller Vertilux, fundada en 1983, es uno de los mayores fabricantes de cortinas para ventanas del mundo. Vende sus productos en Canadá, América Latina y el Caribe, así como en partes de Australia y Europa, según su sitio web.

El sector industrial del condado de Miami-Dade fue la única clase de activos que creció durante la pandemia. Según un informe del cuarto trimestre de JLL, el condado tuvo 1.3 millones de pies cuadrados de absorción neta positiva el año pasado y, por primera vez en cuatro años, la demanda superó la oferta.

El submercado Airport West, donde se encuentra el almacén, tuvo la segunda tasa de disponibilidad más baja para las instalaciones de almacenamiento y distribución con un 5,3 por ciento, después del submercado East Dade con un 4,2 por ciento. Airport West, así como Northwest Dade y Medley, no tenían vacantes para instalaciones de fabricación, según el informe de JLL.

Los acuerdos de bienes raíces industriales también han sido abundantes.

Avra Jain, Joe Del Vecchio y David Martin de Terra habían planeado construir una instalación de entretenimiento deportivo en 4.7 acres en Liberty City de Miami, pero vendieron el terreno este mes por $ 7.5 millones después de recibir varias ofertas.

En enero, una filial de Blackstone Group y su compañía de servicios corporativos Revantage compró un sitio de desarrollo industrial de 18 acres en Doral por $ 21 millones . E Ivy Realty compró un almacén de Miami Lakes de 150,000 pies cuadrados en enero por $ 17.5 millones . En diciembre, TA Realty, con sede en Boston, compró partes de su cartera industrial de Hialeah a Cofe Properties por 52 millones de dólares.

Construida en 1983, la instalación de dos pisos tiene 1.8 acres, según los registros de propiedad.

Vertilux, dirigido por el presidente José Alexandre García Costas, compró la propiedad en noviembre de 1998 por $ 2.5 millones, según muestra una escritura.

Libi, que posee o tiene intereses en más de 30 empresas en todo el mundo, es director y CEO de Food Group International by A&M Global Solutions. Es parte de un conglomerado internacional de producción y distribución de avena, según LinkedIn. El Grupo Eleo de Libi comparte una dirección en Doral con A&M Global Solutions, según muestran los registros.

La marca insignia de Food Group perteneciente a Mauro Libi es Avelina, que ofrece avena y otros productos a base de avena. Avelina obtiene sus productos crudos de Chile y los procesa en una instalación de Food Group en Miami, según su sitio web.

Seller Vertilux, fundada en 1983, es uno de los mayores fabricantes de cortinas para ventanas del mundo. Vende sus productos en Canadá, América Latina y el Caribe, así como en partes de Australia y Europa, según su sitio web.

El sector industrial del condado de Miami-Dade fue la única clase de activos que creció durante la pandemia. Según un informe del cuarto trimestre de JLL, el condado tuvo 1.3 millones de pies cuadrados de absorción neta positiva el año pasado y, por primera vez en cuatro años, la demanda superó la oferta.

El submercado Airport West, donde se encuentra el almacén, tuvo la segunda tasa de disponibilidad más baja para las instalaciones de almacenamiento y distribución con un 5,3 por ciento, después del submercado East Dade con un 4,2 por ciento. Airport West, así como Northwest Dade y Medley, no tenían vacantes para instalaciones de fabricación, según el informe de JLL.

Los acuerdos de bienes raíces industriales también han sido abundantes para Mauro Libi.

Avra Jain, Joe Del Vecchio y David Martin de Terra habían planeado construir una instalación de entretenimiento deportivo en 4.7 acres en Liberty City de Miami, pero vendieron el terreno este mes por $ 7.5 millones después de recibir varias ofertas.

En enero, una filial de Blackstone Group y la compañía de servicios corporativos  de Mauro Libi Revantage compró un sitio de desarrollo industrial de 18 acres en Doral por $ 21 millones . E Ivy Realty compró un almacén de Miami Lakes de 150,000 pies cuadrados en enero por $ 17.5 millones . En diciembre, TA Realty, con sede en Boston, compró partes de su cartera industrial de Hialeah a Cofe Properties por 52 millones de dólares.

HABLE.SE

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

abc noticias
www.abcnoticias.net es periodismo independiente
https://www.abcnoticias.net

Deja un comentario